¿Cómo calcular si llegas a fin de mes?

Posiblemente esta pregunta te choque, ¿no?

No quiero ofenderte, ni mucho menos, porque si estás aquí es porque durante todo este tiempo has llegado a fin de mes, sea como sea.

Me refiero a cómo realmente debes “medir” si llegas a fin de mes.

Desde mi punto de vista, responder a la pregunta es muy fácil pero sé que no todas las personas pueden saberlo el primer día.

Aunque la mayoría viven al día con lo que tienen y los ingresos que generan en un mes, siempre repetiré que la economía hay que verla con una distancia mayor.

Debes alejarte “un par de pasos” y verla como si de una historia se tratase, pudiendo ver y saber lo que va sucediendo mes a mes.

Solo de esa forma podrás saber de dónde vienes y hacia dónde te diriges, pudiendo tomar las mejores decisiones a lo largo de tu vida.

La gestión del dinero es realmente agotadora, estresante, conlleva muchos dolores de cabeza, discusiones con tu pareja, imprevistos de un día para otro, etc.

Sé que sabes de lo que te hablo…

Alejarte hará que te liberes y puedas evitar las peores sensaciones y emociones que el dinero genera en ti.

Entonces, ¿cómo puedes saber realmente que estás llegando a fin de mes y que no tendrás problemas en el futuro?

La respuesta es… promediando los gastos de todo un año entre 12.

Esa es la clave ya que todos los gastos, tanto los mensuales como el resto de gastos anuales, se tendrán en cuenta para el promedio de gasto de cada mes.

Así podrás saber si todos los meses estás llegando a fin de mes, incluso si algún mes has tenido más gastos que ingresos.

En caso de no cobrar un sueldo estable o tener más de 12 pagas, deberás también promediar los ingresos entre 12.

Para que entiendas perfectamente a qué me refiero, en la siguiente imagen verás un ejemplo de lo que he comentado en párrafos anteriores, teniendo en rojo los gastos del mes, en verde los ingresos y en gris punteado el promedio de gasto mensual (gastos / 12).

Aunque algunos meses gastes más de lo que ingreses (rojo por encima del verde), es totalmente comprensible si partimos de unos ingresos no muy altos.

Lo que realmente debes evitar es que el promedio de gasto mensual (línea gris punteada) esté por encima del ingreso mensual (línea verde).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *