¿Cómo y cuándo debes ahorrar?

Como te comenté en el post “¿Por qué no puedes ahorrar?”, es muy complicado ahorrar cuando el día a día te lleva a gastar lo que has ganado y, una vez llega fin de mes, hacer malabares para llegar de nuevo al día 1.

Como te dije también, el 95% de las personas con las que hablo intentan y quieren ahorrar, pero no lo consiguen o por lo menos no lo consiguen siendo constantes a lo largo de los meses.

Por increíble que parezca, la solución es muy sencilla, pero hay que cambiar el chip mental que llevas.

No, no es un error por falta de motivación para ahorrar. Obviamente sé que quieres ahorrar y que precisamente la falta de motivación no es un motivo para ti.

El problema está en la forma de ahorrar que te han enseñado, ya que quieres ahorrar lo que te sobra cada mes.

Con este método, el “sobrante” que va para el ahorro sería prácticamente 0, o incluso menos de 0 por haber gastado más, y es lógico porque la mente se adapta al dinero que tiene disponible en ese momento.

Pero entonces, ¿cómo puedes conseguir ahorrar mes a mes si es tan difícil llegar con algo de dinero a final de mes?

La forma correcta es ahorrar primero. Incluir el ahorro como si fuese el primer gasto después de recibir el sueldo.

¡Ah claro, que listo eres Dani! ¿Y cómo llego a fin de mes después?

Como te dije, sabes adaptarte muy bien a lo que tienes, ya que tu mente verá día a día menos cantidad en el banco o en efectivo y se adaptará a esa cantidad. Siempre lo has hecho en el pasado y lo estás haciendo ahora también.

Obviamente no debes darle un gran mordisco a tu sueldo, pero se trata de hacer crecer tu ahorro de forma progresiva.

Empezarás con una cantidad pequeña el primer mes. Muy pequeña si es necesario, ya que vale más la intención y la voluntad que la cantidad en este momento.

El siguiente mes guardarás un poco más y así sucesivamente hasta llegar a la cantidad de ahorro que consideres según tus circunstancias.

Debo decirte que cuanta más cantidad mejor, pero recuerda que debes seguir pudiendo llegar a fin de mes SIN tocar el ahorro anterior.

La gran ventaja de esta nueva forma de ahorrar, y que personalmente me abrió los ojos cuando la descubrí, es que puedes automatizar todo el proceso de ahorrar.

Si tienes varias cuentas bancarias, puedes programar una transferencia automática para el día después de cobrar el sueldo, de tal forma que trates este ahorro como si de un “gasto” más se tratase.

Solo así conseguirás tener un dinero ahorrado para las emergencias, o como suele llamarse, tener tu propio “fondo de emergencia”.

De esta forma consigo que las personas ahorren hasta el 20% de su sueldo a lo largo del tiempo y sin esfuerzo.

¿Y tú? ¿Ya conocías esta forma de ahorrar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *